Los Túneles de CuChi en Vietnam…

Muy cerca de la ciudad de Ho Chi Minh (ex Saigón), a casi 40 kms, existe un lugar que guarda, bajo su tierra, una extensa red de túneles, A estos túneles los conocemos con el nombre de  Túneles de CuChi  (Địa đạo Củ Chi).

Estos impresionantes complejos subterráneos fueron excavados por los campesinos vietnamitas a golpe de pico y pala. Lo hicieron primero durante la invasión japonesa y los ampliaron luego durante la guerra contra Francia y se extendieron aún más durante la guerra con los estadounidenses.

Todos hemos oído hablar de ellos alguna vez, más cuando se trata el tema de la Guerra de Vietnam, ese lamentable conflicto bélico ocurrido durante los años 1959 y 1975.

Para los vietnamitas estos túneles son un recuerdo de la lucha que llevó a cabo el Vietcong, fue el lugar en donde obtuvieron la victoria contra los estadounidenses y, para nosotros los “visitantes”, estos túneles nos invitan a conocer un poco más de ese momento de la historia mundial, de cuando la “guerra fría” estaba en pleno auge y desarrollo.

image(3)Antes de continuar me parece importante recordar algunos datos de la historia:

Este conflicto bélico comenzó cuando se pretendió “unificar” las dos “Vietnam” (Vietnam del Norte y Vietnam del Sur), que separadas por el Paralelo 17, querían colocarlas bajo un único gobierno “comunista”. La República de Vietnam (Vietnam del Sur), se encontraba bajo el gobierno de Bao Dai participando en la lucha  contra la guerrilla local del Frente de Liberación de Vietnam (Viet Cong) con el apoyo de los Estados Unidos y otros países más y la República Democrática de Vietnam (Vietnam del Norte) estaba bajo el mando de Ho Chi Minh respaldado por China y, principalmente, por la Unión Soviética.  La “Guerra de Vietnam” (Chiến tranh Việt Nam en vietnamita) también fue conocida como la “Segunda Guerra de Indochina” o “Guerra contra los Estados Unidos“, fue una guerra llevada a cabo entre los años 1955 y 1975.  Murió mucha, mucha gente en ella, tanta que no hay un número exacto de las bajas.

Su final llegó, por fin, luego de los sucesos del año 1968, allí los estadounidenses comenzaron a retirarse de la zona de guerra y luego se firmaron los “Acuerdos de Paz de París” recién en el año 1973, un 27 de enero. Luego de esto el Sur de Vietnam siguió su lucha contra el Ejército de la República Democrática de Vietnam hasta su derrota final y la reunificación del país se realizó el día 2 de julio del año 1976.  El país, una vez unido, tomó el nombre que hoy todos conocemos, pasó a ser: “República Socialista de Vietnam”.

Vamos, sigamos con el tema de los laberintos subterráneos para descubrir un poco más de este lugar…

Estas redes de túneles formaron un total de casi 250 kilómetros, iban desde las afueras de Ho Chi Minh hasta la frontera con Cambodia.  Los túneles  de CuChi estaban divididos en 3 niveles a 6 metros, 8 metros y 10 metros de profundidad bajo tierra, donde llegaron a vivir miles de personas. La idea de los mismos comenzó como para tener un lugar para guardar armas y provisiones, pero más tarde comenzaron a usarse como refugio.  Los túneles tienen unas dimensiones que iban desde los 0,5 a 1 metro de ancho, no estaban preparados para el tamaño de los “occidentales”. Los túneles eran perfectos… tanto es así que los estadounidenses nunca imaginaron que debajo de sus pies existía una ciudad.

Cuchi

Los vietnamitas aprovecharon este escondite  para salir de sus túneles durante la noche  y así robarles comida a los americanos (eso era algo que escaseaba bastante durante toda la guerra) y también atacarlos. Era un refugio muy seguro para los vietnamitas y además, como nos explicaba nuestro guía, podían darse el lujo de “evaporarse” delante de las narices de su enemigo en tan solo un segundo. En los túneles de Cuchi ellos transcurrían las 24 horas del día. Allí comían, dormían, recibían atención médica, las parejas se casaban, nacían bebés, planeaban los ataques bélicos. La prioridad de espacio era para los hospitales y las salas de reuniones. El aire siempre estaba tan viciado que casi no se podían usar velas para iluminarse porque al no haber suficiente oxígeno se apagaban muy rápido. Debido a todas estas condiciones de vida también allí sufrían enfermedades, especialmente la malaria, que era la segunda causa de muerte, primero estaban las heridas de batalla. Se descubrió, además, que muchos de los soldados del Vietcong capturados sufrían de avitaminosis (un importante problema intestinal).

CuChi era una “ciudad” subterránea, era un lugar en donde también transcurría la vida a pesar de la guerra…

Cuchi

Ahora sí… comenzaré con el Relato Viajero sobre el momento de nuestra visita a los “Túneles de CuChi”.

Salimos bien temprano por la mañana, nuestro guía privado nos pasó a buscar por la puerta del hotel. Pero antes de seguir quiero confesarte algo… y es que mientras estábamos viajando al lugar me descubrí algo ansiosa y en ese preciso instante confirmé que, para mi, conocer este lugar era importante.

La frase “Good Morning Vietnam”  comenzó a hacer mucho ruido en mi cabeza durante todo el trayecto. 

 

Cuando llegamos me impresionó ver tanta selva a mi alrededor y comencé a imaginar como habría sido la vida allí dentro de esos túneles. La humedad en el lugar ya se hacia sentir. Lo primero que hicimos fue escuchar, sentados en un seudo-búnker, un mini-documental que contaba los antecedentes históricos y como era la vida allí.  Este documental no me agradó, podría haber sido mucho mejor. Cuando terminó este video, antes de volver a salir, nuestro guía nos pidió encarecidamente que no nos separemos de él, que no caminemos solos por la zona porque aún podían existir bombas sin explotar o trampas sin descubrir. Sin mediar palabra le hicimos caso.  Más aún cuando salimos y descubrimos un cráter frente a nosotros originado por la explosión de una bomba…

Al inicio te conté mi asombro cuando vi el tipo de selva que había en este lugar, las cañas de bambú, esa vegetación enmarañada… Ahora en el terreno hay senderos marcados, pero antes… ¡imagínate antes!

Mirá, mejor te muestro algunas fotos para que puedas tener una idea de lo que te quiero transmitir.

Y mientras caminábamos por ahí pensaba: ¿cómo habrá sido la vida en este lugar, tanto del lado de los vietnamitas como para los estadounidenses…? Los vietnamitas viviendo en condiciones infrahumanas podían, después de realizar los ataques, desaparecer frente a la vista de los americanos haciéndolos entrar en un punto tal de “desesperación” que ellos llegaron a creer que los ataques eran realizados por “fantasmas”. ¡Todo era una locura! Los estadounidenses descubrieron estos túneles de casualidad… Fue el sargento Stewart Green que, sin quererlo, se sentó sobre una de las entradas y se lastimó con un clavo que había en esa tapa, él había pensado que lo había sido picado por un escorpión! Grande fue la sorpresa cuando descubrieron estos escondites… Ahora sí podían entender lo que pasaba cuando eran atacados.

Debajo de sus piés está la entrada a uno de los túneles de Cu Chi, Vietnam. Pasa totalmente desaparecibida!!

Obviamente intenté entrar a uno de esos escondites… ese lugar era desde donde los soldados del Vietcong tiraban granadas o disparaban sus armas.

Cuando ingresé al pozo me asusté, mi cara de pánico en la foto lo dice todo, no sabía que tan profundo era y dudaba si podía salir! Además me llamó la atención el tamaño de la abertura, porque era  muy pequeña, tenían casi el largo del pié de Alfredo.

Te acordás que te conté que allí en los túneles también se cocinaba? Te pusiste a pensar cómo hacían para que el humo de sus hornallas no llamara la atención a su enemigo? Pues una de las maneras fue armar diferentes chimeneas diseminadas por el lugar con formas extrañas, la mayoría tenían el aspecto de un “nido de termitas”… También estos lugares “camufleados” los utilizaban para poder observar al adversario, también eran sus  pequeñas atalayas.

Mientras recorríamos el lugar nos mostraron los diferentes tipos de trampas que existían en esta zona… todas daban cuenta de que, quienes caían en ellas, sufrirían mucho dolor.

Cuchi

Y a pesar de todo esto… de todo lo que estábamos viendo había gente que nos regalaba su sonrisa, como esa mujer que vimos haciendo hojas de arroz tan finas que daba pena tocarlas.

Quedaba mucho aún por caminar y recorrer…

Y llegó el momento en que nuestro guía nos sugirió si queríamos ingresar a uno de los Túneles de CuChi. Teníamos dos opciones, un túnel corto u otro más largo. Yo elegí hacer el más corto, en cambio Alfredo no fué de la partida. Los túneles no son los “originales”, fueron adaptados para que nosotros, los visitantes, pudiésemos pasar. Lo mío duró apenas tres minutos y les garantizo que me alegró sobremanera volver a ver la luz y respirar aire puro. Sonreí a pesar de todo.  Esto me sirvió para imaginarme como habría sido la vida allí abajo, siempre doblados en dos, sin aire, sin luz, porque siempre estaban en “cuclillas”… solo en algunos de los lugares claves como la cocina o los dormitorios podían estar parados.

 

Seguimos andando por esas tierras viendo a nuestro paso las salas de reunión en donde se programaban los “ataques”, los hospitales, el lugar en donde cocinaban… tanques de guerra abandonados en medio del campo, algunas que otras carcasas de bombas, los espacios en donde se colocaban a los presos, muñecos vestidos como vietcongs nos íban dando cuenta de cómo se llevaba la vida en ese lugar…

Comparto con vos mi registro fotográfico de ese momento de la visita.

Cuchi

En CuChi absolutamente todo se reciclaba… y como viste en las fotos anteriores hasta las bombas las reutilizaban…

De todo lo que ví y más me llamó la atención fue ver como reciclaban las gomas de las ruedas para hacer sandalias, sí ¡sandalias!

Lo llamativo era la forman en que las hacían porque al caminar la huella que dejaban era como si se estuvieran yendo para el otro lado, para el lado contrario. Esto lo hacían para despistar al enemigo.  Los hacían seguir una huella incorrecta…

Ya la respiración al ver todo esto me costaba, pero hubo algo que por un segundo me la cortó. Empecé a escuchar tiros y más tiros… y se me erizó la piel, se hizo más vívida la situación de guerra en este lugar…

La cuestión es que allí hay un campo de tiro donde los visitantes pueden disparar rifles como el M16 o AK-47 o también una ametralladora M60 . Obviamente pasé de largo… no quise disparar ni un solo tiro en este lugar.

Ya cuando nos estábamos por ir nos invitaron a tomar un té y a comer lo que la mayoría de la gente comía allí durante la guerra: tapioca con azúcar y algo de maní.

Y antes de terminar este Relato Viajero te cuento algo que hizo volver la sonrisa a mi cara porque mientras caminábamos ya rumbo a la salida pudimos ver, sentados en ese mismo suelo que había sabido de la guerra,  a una familia reunida.

No sé si era un picnic, una ceremonia… no sé el porqué de su reunión, solo me alegró saber que estaban juntos… y en paz.

 

Los Túneles de CuChi fueron destruidos, en su mayor parte, durante el año 1969. Pero los mismos fueron reconstruidos en los últimos años como atracción turística. Estas son unas de las contradicciones de la vida pero, aunque duela, gracias a que los reconstruyeron los pude conocer.

Esta visita quise hacerla para tratar de comprender un poco más sobre nuestro agitado mundo y, además, para conocer mejor a Vietnam. Por eso considero que es imprescindible que te acerques a este lugar.

Y quiero finalizar este Relato Viajero elevando una plegaria:

  ¡No más guerras, basta de matanzas…!
Que no existan más Túneles de CuChi en el Mundo.

“Good Morning Vietnam”… ¡Despierta!


DATOS CURIOSOS

*  Sabías que la película “Good Morning Vietnam”, película estadounidense del año 1987, dirigida por Barry Levinson y protagonizada por Robin Williams, no fue rodada en Vietnam? Se realizó en Tailandia…

*  La cobertura que realizaron los medios de comunicación sobre esta Guerra de Vietnam fué permanente y está considerado como el primer conflicto bélico televisado de la Historia.

* Como respuesta a esta Guerra aparecieron varios movimientos “pacifístas”. La oposición a la guerra se extendió dentro y fuera de Estados Unidos entre la juventud, obviamente esto incentivó al movimiento hippie que ya había comenzado un poco antes.

* Los estadounidenses, debido a la presencia del Vietcong en los túneles, tuvo que crear una tropa de “élite”… cuyo apodo fue el de “Ratas de Túnel“. Estos soldados cuando se adentraban en los Túneles de CuChi debían mantener la lucha cuerpo a cuerpo con los soldados vietnamitas que se encontraban en el camino. Solo iban armados con una linterna, una pistola y un cuchillo.

Horario para Visitar los Túneles de CuChi :
Todos los días de la semana desde las 7:00 a.m. hasta las 17:00 p.m.

Mi recomendación es que vayas a este lugar con un buen guía,  por eso lo mejor es que contrates una excursión.

Te invito a leer otro de mis Relatos Viajeros sobre Vietnam: 

Hanoi…¡una ciudad con energía! 

Si te gustó este Relato Viajero, compartilo con tus amigos...
EMAIL
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://lilianviajera.com/2016/04/10/tuneles-de-cuchi-en-vietnam/
YouTube
YouTube
Pinterest
Pinterest
Instagram
RSS

Anterior

Café Tortoni, un Bar con sabor a Buenos Aires.

Siguiente

JERASH es la mejor ciudad “romana” del Mundo.

3 Comentarios

  1. PATRICIA

    muchas gracias por hacernos viajar y conocer! besos

  2. Luisa

    Increíble este lugar.
    Gracias por tu relato. Aprendí cosas que desconocía.
    Luisa

Deja un comentario

Desarrolado por Empire Web & Para Lilián Viajera