MIRAMAR, el Bodegón de Buenos Aires

MIRAMAR, el Bodegón de Buenos AiresMiramar, el Bodegón de Buenos Aires.

En este año 2017 hemos tenido una idea con Alfredo que estamos llevando a cabo. Hacer esto implica engordar un poco nuestras figuras porque nos desbandamos un poco de nuestra dieta alimentaria. Pero esto es algo imposible de evitar si estás en mi ciudad de Buenos Aires porque, en general, “comer bien” aquí es una norma y a nosotros nos encanta disfrutar de la ceremonia de comer en restaurantes. La idea es tratar de conocer todos los bodegones de nuestra ciudad. Por eso a partir de ahora empezaré a contarte sobre aquellos lugares que iremos visitando. El primero de esta serie es especial porque es un lugar que está unido a mi infancia. Aquí te cuento la experiencia gastronómica de la última vez que estuvimos por Miramar.
Miramar, el Bodegón de Buenos AiresA este lugar también se lo conoce como la Rotisería Miramar. Es que, casi casi, así fue en su inicio, un bar-rotisería. Recuerdo de chica haber ido más de una vez a comprar su rico pollo al spiedo y  lo cuento porque cuando era pequeña durante una época de mi vida tuve el orgullo de vivir en este querido barrio porteño donde el restaurante siempre estuvo,  el barrio de San Cristóbal. Miramar, el bodegón de Buenos Aires, está ubicado en una esquina de mi Buenos Aires, exactamente, en la esquina de la Avenida San Juan y Sarandí.Miramar, el Bodegón de Buenos AiresLa familia Ramos fue su fundadora, descendientes que hicieron ostentación con orgullo de los orígenes de su familia. Hoy es una Sociedad la que está a cargo de este restaurante pero el cartel recuerda el año de su fundación 1950 y además el origen de sus fundadores. Guardan su memoria y se proponen no borrar la historia de este lugar. Este rincón de Buenos Aires es de otro tiempo. Sus paredes enchapadas en madera, sus vitrinas, su mostrador, sus estantes. Todo te lleva un poco más allá. Pero lo que es maravilloso para mi son sus olores que hacen más cálido aún el lugar. Olores que ni bien entras abrirán tu apetito.
Miramar, el Bodegón de Buenos Aires
En Miramar, el Bodegón de Buenos Aires por excelencia, es donde podrás vivir la historia porteña. Colgadas en sus paredes descubrirás fotos de antiguas publicidades y muchas hojas de diarios correctamente enmarcados, pero displicentemente colgados de un clavo, donde se exhiben con humildad las notas periodísticas donde se los menciona con cariño y respeto por su gran labor.
Miramar, el Bodegón de Buenos Aires
Además hallarás, custodiando a Miramar de forma silenciosa, a seres muy emblemáticos de mi Buenos Aires como, por ejemplo, nuestro querido  escritor Ernesto Sábato.
Miramar, el Bodegón de Buenos Aires
Las botellas de vino de nuevas marcas y de las muy viejas, dan un toque especial en la decoración de Miramar, entre ellas podrás ver  algunas de las típicas del vermut durmiendo en los estantes junto a muchos frascos con ricas conservas caseras y latas, muchas latas con manjares increíbles para degustar.
Miramar, el Bodegón de Buenos AiresSus quesos son de muy buena calidad y están en exposición para que te tientes y quieras probarlos de inmediato.
Miramar, el Bodegón de Buenos AiresAquí en Miramar hay tesoros que valen más que el oro, ellas son las máquinas de filetear que están siempre listas para trabajar sobre los mostradores. Son su tesoro porque los deliciosos fiambres de este lugar son “estrellas” y con ellos son fileteados. No olvidar a su jamón serrano que lo ofrecen cortado a cuchillo y es fantástico. 
Miramar, el Bodegón de Buenos AiresLos fiambres que se ofrecen son uno de los platos más fuertes de Miramar, el bodegón de Buenos Aires. Como por ejemplo. la sopresatta que comimos mientras esperábamos los platos principales.
Miramar, el Bodegón de Buenos AiresPero hay muchas otras delicias que no puedes dejar de probar. Solo te nombraré algunas como, por ejemplo, su Tortilla de Papa, sus Ancas de Ranas o sus geniales Caracoles. Aunque su Rabo de Toro es su estrella. Alfredo comió el Rabo, acompañado con papas al natural, en la última visita que hicimos a este genial lugar y me garantizó que estaba tierno, carnoso y muy sabroso.
Miramar, el Bodegón de Buenos AiresEn cambio yo me deleité con una super tortilla de papas, bien babé, acompañada con gambas al ajillo, una exquisitez. Podríamos pensar tranquilamente que estábamos comiendo en España…
Miramar, el Bodegón de Buenos AiresMiramar, el Bodegón de Buenos AiresSu oferta de vinos es muy variada, para todos los gustos. Su cava es excelente y está al nivel de cualquier resto de 4 tenedores. Los mozos de Miramar sabrán aconsejarte con esmero sobre lo que puedes comer y beber, solo tenés que escucharlos. La atención que brindan es fantástica y esmerada y hacen que el lugar sea cálido y amigable.  

Miramar, el Bodegón de Buenos Aires
Miramar, el Bodegón de Buenos Aires
En Miramar, el Bodegón de Buenos Aires, su menú, su carta está completa de propuestas gourmet que te asombrará. Y cuando estés ahí prestarle atención a sus pizarras porque allí verás los platos sugeridos del día. Recordá que estás en un gran bodegón que es un excelente restaurante. Y anímate a probar aquello que nunca comiste.
Aquí comparto algunas fotos que le saqué a la propuesta gastronómica de Miramar, el bodegón de Buenos Aires , este es parte de su Menú.

MIRAMAR, el Bodegón de Buenos Aires
Y un dato para que tengas en cuenta es que Miramar, al ser una de las reliquias invaluables porteñas, forma parte de la exclusiva lista de “Cafés Notables” de mi querida ciudad de Buenos Aires.

………..

Si quieres hacé click aquí y podrás encontrar entre mis Mini Guías de Viajes el listado en PDF de los “Cafés Notables” de mi ciudad .
MIRAMAR, el Bodegón de Buenos Aires
Miramar es un lugar con personalidad y no te pasará desapercibido. Si vivís en Buenos Aires o estás de visita por la ciudad te recomiendo que lo vayas a conocer. Si no querés ir a comer por lo menos acércate a tomar su rico café y verás que es uno de los pocos lugares que aún el azúcar la sirven en terrones. Para mi es un plus de Miramar, el bodegón de Buenos Aires.
MIRAMAR, el Bodegón de Buenos AiresMIRAMAR, el Bodegón de Buenos AiresY además de disfrutar de una rica comida también me interesa el “protocolo” a seguir al momento de sentarme a comer. Por eso voy a darte un tip respecto de la “servilleta”.
A la servilleta, según el diccionario de la Real Academia Española (R.A.E.), se la define como: Del  fr. serviette,  con infl.  de servilla. 1. f.  Pieza de tela o papel que usa cada comensal para limpiarse los labios y las manos. El protocolo dice que: “Al terminar de comer, la servilleta se deja de la misma manera que para hacer una pausa. Debes colocarla en el lado derecho de tu ubicación apoyada sobre la mesa, ligeramente arrugada, pero nunca doblada como si no la hubieses utilizado“.  Y otro consejo protocolar:  “Cuando a la servilleta la hemos ensuciado demasiado podemos pedir que nos la cambien. Y si la tenemos que dejar apoyada sobre  la mesa, lo mejor, es dejarla del lado que está más limpia“.

Ubicación y Datos de Miramar, el bodegón de Buenos Aires

Dirección: Av. San Juan 1999, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina
Horario:  desde las 8.00 hs de la mañana hasta las 01.00 de la madrugada.
Si vas con auto, podrás dejarlo en el Garage ubicado en la calle Humberto Primo 2032, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Teléfono para Reservas: (011) 4304-4261
Información Importante: Los sábados puede haber show de tango.


Informo que todo lo que te conté en este post está basado en mi propia experiencia y por haberlo escrito no he recibido ningún tipo de compensación (económica o no), además, no tengo conexión material con la marca, producto o servicio que te he mencionado, obviamente no respondo por la empresa. Mi opinión es independiente, solo quise compartir con vos lo que he conocido.

Si te gustó este Relato Viajero, compartilo con tus amigos...
EMAIL
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://lilianviajera.com/2017/08/20/miramar-el-bodegon-de-buenos-aires/
YouTube
YouTube
Pinterest
Pinterest
Instagram
RSS

Anterior

Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada.

Siguiente

Hotel Andel’s by Vienna House Berlín

9 Comentarios

  1. jordi (milviatges)

    Me encantan estos lugares que la patina del tiempo ha ido moldeando. No lo conocía. Una pena porque de saber lo hubiera visitado. No os preocupéis por vuestra figurita. Estos manjares alimentan también el espíritu y el alma!

    • Jordi,
      Una pena que no lo conociste. Pero bueno ya tienes una excusa más para volver a mi ciudad de Buenos Aires.
      Tienes razón al decir que probar estas exquisiteces alimentan el alma.
      Saludos Viajeros.

  2. Pilar Paco Viajeros

    Qué bonito y qué buena pinta tiene toda la comida! Nos apuntamos este lugar para nuestro próximo paso por vuestra ciudad. Lo de las ancas de rana nos llama la atención, en España, que sepamos, es o era un plato típico en Extremadura y mi madre siempre hablaba de que era un plato delicioso. Tendremos que probarlas. Un abrazote.

    • Si, una pena que no hayamos ido cuando estuvieron por aquí…. Es imperdonable de mi parte. Es que el tiempo vuela.
      Pero lo mejor… es tener algo más que hacer cuando vengan otra vez.
      Saludos Viajeros.

  3. Mar Vara

    Este lugar me hace recordar lugares que había en España cuando era pequeña, y que ya me parecían de un tiempo muy lejano. Es muy curioso que siga conservándose un sitio así en Argentina, si tengo ocasión de viajar a tu ciudad no dejaré de visitarlo.
    Besos.

    • Mar, definitivamente, te lo recomiendo.
      Te encantará y lo mejor será que recordarás allí momentos de tu infancia.
      Gracias por tu comentario.
      Saludos Viajeros

  4. Carmen Viajes y Rutas

    Genial el primer “capítulo” de bodegones de tu ciudad Lilián. Me ha encantado leer en el cartel que fueron inmigrantes gallegos. Además, la carta es super apetecible. Es curioso, no me había dado cuenta que ya casi no sirven el azucar en terrones en los bares, tendré que observarlo más, porque hace mucho que no lo veo, no se a que se deberá.
    Espero ansiosa tu siguiente bodega (aunque tu figura se resienta).
    Un abrazo
    Carmen

  5. Paco Martínez

    Lo mejor, tu aclaración de que tu trabajo, tu opinión, no ha sido compensada a cambio de algo.
    Recuerdo cuando no hace mucho, leyendo blogs de viajes, entendí que a veces, cuando se citaban hoteles, restaurantes y se daba una opinión favorable, había sido a cambio de no pagar la comida o el alojamiento… Eso me hizo sentir mal, engañado, manipulado.
    No me gustó nada esa práctica y más cuando a uno le cuesta tanto sacrificio lo poco que hace en cuestión de viajar.
    Gracias por hacernos saber de este lugar con solera y encanto de tu ciudad.
    Entiendo el adjetivo “babé”, como poco hecho, como meloso… Me lo apunto.
    Besos, Lilián.

    • Gracias Paco por apreciar este rincón de mi ciudad.
      Y por valorar mi honestidad.
      La tortilla “babé” es exactamente lo que dices. En este caso es cuando el huevo no está del todo cocido.
      Es una delicia.
      Amigo si vienes a mi ciudad te acompañaré a este lugar. Serás mi invitado.
      Saludos Viajeros desde el otro lado del gran charco que nos separa.

Deja un comentario

Desarrolado por Empire Web & Para Lilián Viajera