Mendoza tiene miles de lugares para conocer.

Confieso que soy una viajera a la que le gusta conocer lugares donde el asfalto, el smog, las luces de neón y el cemento son el paisaje. La naturaleza no es mi debilidad. Por eso fue una sorpresa para mi sentir que la provincia de Mendoza, de mi Argentina, ¡me había conquistado!

Mendoza es una de las 23 provincias que conforman Argentina y es especial. Su paisaje, su comida, su gente es espectacular. Esta era nuestra segunda visita a esta provincia.  Y como dice el arco en una de sus rutas de entrada, Mendoza es la tierra del sol y del buen vino! Esta provincia se merece más de un viaje.

Esta vez estrenábamos auto nuevo y decidimos salir a la ruta, tomarnos unos días y relajarnos. Quisimos hacerlo antes de nuestro primer viaje a China. Y fue un acierto, porque aquí en este lugar descansamos como nunca antes lo habíamos hecho en ninguno de nuestros viajes.

  

Nos organizamos para que el auto y los documentos estuvieran en condiciones. Teníamos en nuestro poder la hoja de ruta y sabíamos que el viaje duraría alrededor de 12 hs. Las rutas de Argentina pueden ser complicadas para quien no esté acostumbrado a manejar en algunos caminos de doble mano, con camiones de todo tipo y color transitando por allí. La época en que viajamos fue a principio del mes de marzo. Para programar nuestros trayectos dentro del país utilizamos siempre una web que te brinda el camino exacto, duración y hasta el gasto de combustible que en la travesía podrás tener. Además también te da la información meteorológica. Es “Ruta 0”, genial. Aquí te dejo el detalle de este viaje desde Buenos Aires a Uspallata (Mendoza), dale un click ==>Ruta desde Buenos Aires a Uspallata – Rutas Argentinas – Buscador de rutas y mapas

image(5)El viaje de ida, al final, decidimos hacerlo en dos etapas. Paramos en la ciudad de San Luis, capital de la Provincia de San Luis. Nos alojamos en el Hotel Dos Venados. Un hotel antiguo y tradicional de esa ciudad, que descubrimos gracias a al GPS del auto. Descansamos y a la mañana siguiente luego de desayunar y de cargar nuestro termo con agua para tomar unos mates mientras viajábamos por fin salimos hacia Mendoza.

image(6)

El paisaje ya cambiaba… dejamos de ver pura llanura para comenzar a ver más cerros, más montañas (algunas que atravesábamos a través de túneles) y esos árboles altos y esbeltos que merecen ser pintados, los imponentes álamos…

Nuestra primer parada en Mendoza seria en Uspallata, una villa surcada por el Río Mendoza y los arroyos San Alberto y Uspallata.

Para RECORRER la provincia de Mendoza
hay cinco(5) circuitos turísticos BIEN PROGRAMADOS:

1. Gran Mendoza

2. Alta Montaña

3. Valle de Uco

4. Circuito del Atuel

5. Circuito del Sur

Nosotros, durante este viaje, haríamos dos (2) de esos circuitos de manera casi completa:

1.- el de la Alta Montaña (zona que bordea el Río Mendoza, desde el oasis agrícola que circunda la Ciudad de Mendoza, hasta el espectacular cordón cordillerano que marca el límite entre la República de Argentina y la República de Chile. Verás valles, arroyos, ríos, cerros precordilleranos y los más elevados picos de la Cordillera de Los Andes)

2.- el del Circuito del Atuel (zona que conforma el Cañón del Atuel que es impresionantemente bella por la diversidad de opciones que ofrece. Valle Grande, El Nihuil, El Sosneado y Los Reyunos, como así también la ciudad San Rafael)

Empezaré el relato con el primer circuito: Alta Montaña.

Llegamos a la ciudad de Uspallata enclavada en un bolsón en el Valle de Uspallata. Una villa pintoresca. Nos alojamos en un hotel sencillo, de montaña, el Hotel Los Cóndores que resultó de lo más agradable. Allí pasaríamos dos noches. Uspallata, además de tener un excelente paisaje, es un excelente lugar para conectarse con la Historia de Argentina y Latinoamericana. En toda esta zona comenzó la gran gesta del General don José de San Martín, ¡nuestro gran Libertador! Aquí se iniciaron las “Rutas Sanmartinianas“, con ejércitos preparados para cruzar la Cordillera de los Andes cuya intención era lograr la libertad de Chile y Perú.

dscf5627

dscf5630

Haciendo “base” en Uspallata pudimos conocer lugares espectaculares.

image(23)Uno de esos grandes paseos, fue el de recorrer parte de las Rutas Sanmartiniana. Esta vez le tocó el turno a un puente que tiene historia: el Puente Picheuta.  Está tan solo a 23 km. de Uspallata, muy cerquita de la ruta Internacional Nro. 7.

Es un viejo puente de arco, sobre el río Picheuta, construido con canto rodado y sellado con argamasa. Dicen que este puente fue construido por el ingeniero Ambrosio O’Higgins, padre de Bernardo O’Higgins a fines del siglo XVIII. Y que en el mes de febrero del año 1817 adquirió notoriedad porque fue utilizado por el General San Martín como una de las rutas para atravesar la cordillera de los Andes. Estar en este lugar me sensibilizó, porque ver ese puente que fue utilizado por uno de los próceres de mi país me llenó de emoción. Es considerado un “Lugar Histórico Nacional” y no es para menos.  Además el paisaje es ¡perfecto!

Otro de los paseos que hicimos fue cruzar a nuestro país vecino de Chile, a través del túnel “Cristo Redentor“. Este es uno de los pasos fronterizos más importantes que se utiliza para comunicar Argentina con Chile, y viceversa, a través de la Cordillera de los Andes. Aquí los países se unen a través de la provincia de Mendoza (Departamento Las Heras) de Argentina y de la provincia de Los Andes (Región de Valparaíso) de Chile. Para nosotros fue una linda experiencia a pesar que, en algunos sectores de la ruta hay curvas muy cerradas y les confieso que me he asustado. Además, mientras hacíamos el recorrido muy cómodamente sentados en nuestro auto, pensábamos cómo habrá podido lograr este cruce el General San Martín a lomo de mula y a caballo. Héroes absolutos aquellos hombres, motivados tan solo por el anhelo de Independencia. Como acostumbro en mis relatos viajeros comparto fotos para que conozcas este lugar 

Desde aquí nos fuimos directamente a conocer otro “ícono” del lugar, siempre dentro de la zona de Uspallata, nos dirigimos al “Puente del Inca”. Es uno de los lugares que, a quien vaya por allí, recomiendo conocer. El Puente es una formación rocosa que creó un puente natural sobre el río Las Cuevas. Es una de las “Áreas Naturales” protegidas en la Provincia. Antiguamente, en el año 1925, allí funcionaba el “Hotel Puente del Inca”, donde cada habitación poseía su propio baño termal. Este hotel ayudó a convertir este lugar en un punto turístico importante de la provincia. El Hotel, ahora abandonado, dejó su esqueleto en ese lugar luego de un alud sufrido hace tiempo. Esto pasó en el año 1965 y aún sigue en ese estado de abandono. ¡Una pena! porque este lugar es algo “especial” que nos regala la naturaleza y que nosotros los humanos lo desperdiciamos. Lo único que se salvó luego del alud fue la Iglesia, a la que solo destruyó una de sus paredes y pudo servir de refugio a la gente que estaba allí en ese momento.  Esa Iglesia fue inaugurada el 11 de septiembre de 1929.

Y como todo lugar especial, el “Puente del Inca” tiene su leyenda, clickea aquí y la conocerás.

Ahora sí, disfrutá de este paisaje!

Al costado del “Puente del Inca” hay un mercado -la foto la podés ver arriba-  sencillo en donde la gente de la zona vende sus artesanías. Pueden ser tejidos o también venden botellas o zapatillas que han pasado unos días sumergidas en el agua termal y toman ese color amarillo por el efecto del azufre porque queda impregnado en él.  En casa tengo mi botella de “Coca Cola” que se bañó en esas aguas termales y quedó así … ¡¡Increíble!!

Nos despedimos del “Puente del Inca” y volvimos a andar. Pasamos por San Rafael, otra linda ciudad de Mendoza, muy cerquita de Valle Grande, exactamente a 37 kms. Seguimos camino a través de la Av. Ballofet, tomamos la ruta provincial 173. Al rato comenzamos a recorrer  un camino sinuoso, que tenía a su lado un cordón montañoso y al otro el magnífico río Atuel.  

Y así, en zig-zag fuimos entrando al Cañon del Atuel.  Nuestro destino.

image(110)Elegimos para nuestra estadía una cabaña  magnífica: “El Paraíso del Valle”. La atención de su dueño, el Sr. Baldini, fue espectacular. Nos sentimos muy cómodos allí y, obviamente, se los recomiendo. Está en un lugar privilegiado, tan solo a pasos, a metros de nuestra cabaña estaba el río Atuel. Dormíamos con su murmullo, con su queja, con su arrullo. Disfrutamos del lugar de tal manera que ni ganas de hacer alguna excursión teníamos, porque estar ahí, al lado del río fue maravilloso.  El río Atuel, también tiene su leyenda, si das un click aquí  la conocerás. En este video te lo presento.

En las cabañas “El Paraíso del Valle”  hicimos base para poder realizar el segundo de los circuitos planificados, era un buen punto de partida. Esta vez le tocaba el turno al “Circuito del Atuel”. Valle Grande es un paraíso en la tierra en donde podrás hacer caminatas, subir cerros, hacer rappel, comer rico -sobre todo algo especial de la zona: un buen chivito- descansar, hacer cabalgatas, asombrarte de lo que todo la naturaleza te dá… y además podés ¡respirar aire puro!

Hay muchas excursiones para hacer en la zona.  ¡¡En Valle Grande podés estar más de 10 (diez) días sin aburrirte jamás!!

Algo divertido para hacer, por ejemplo, es  “Rafting”.

El rafting consiste en descender ríos de montaña en balsas neumáticas (rafts), y es un deporte para realizar en “equipo”. El río Atuel se puede navegar durante todo el año. Desde abril hasta septiembre, su caudal es descendiente, mientras que de noviembre a marzo goza de su máximo esplendor. El río Atuel tiene un nivel de dificultad 2 a 3 (en una escala de 1 a 6, siendo 1 el más fácil y 6 de carácter innavegable).

Alfredo y yo subimos a la balsa con gente que no conocíamos, con los cascos y chalecos salvavidas bien puestos y luego de escuchar una clase de “seguridad” empezamos a andar. Todos los de la balsa teníamos una tarea: remar siguiendo las órdenes de un “coordinador experto” que nos ayudaba a nivelar la barca con nuestro peso y orientaba nuestros movimientos para no hundirnos. Así de simple… así de estresante. Nosotros optamos por hacer un descenso de categoría “Media” y eso fue todo un desafío, casi una actividad de “riesgo”, porque nosotros no somos muy propensos a realizar este tipo de aventuras. Fueron 10 kms. remando, remando y divirtiéndonos. Con zambullidas en el medio de nuestro camino. El agua es muy fría.. ¡helada! pero es lógico porque es agua de deshielo. La experiencia valió la pena. Y además el paisaje visto desde el río Atuel resultó magnífico.

Si estás en Mendoza, obviamente, es casi obligado ir a conocer algunas de las buenas bodegas que hay en esta zona. La bodega que más nos gustó fue la Bodega de Algodón. Allí pudimos, también, recorrer sus viñedos y disfrutamos mucho del lugar. Tiene un muy buen restaurante y, además, si te gusta jugar al golf es una excelente opción. Su vino, por cierto, ¡es riquísimo!

Otra de las excursiones que te sugiero es ir a conocer “Los Reyunos“. Es una represa, cuyo paredón alcanza alrededor de 135 metros, con un paisaje en permanente combinación de verdes y turquesas. Allí hay un lago que cubre una extensión de 730 hectáreas, aproximadamente, y es una zona para quien le guste pescar, excelente, lleno de pejerreyes y salmones.

 

Hacer la excursión del Cañon del Atuel es impresionante, te sorprenderás. El cañon constituye un gran accidente geográfico y dicen que es mucho más antiguo que la Cordillera de Los Andes. Por donde mires, encontrarás esculturas realizadas en las piedras, esculturas talladas por el viento y por la lluvia. La naturaleza fue su creadora.  

Llegando a la zona del Embalse de Valle Grande encontrarás el gran museo geólogico al aire libre que, a la vista de todos, muestra su antecedente paleozoico. Cada formación, única en el mundo, tienen diferentes nombres dados por la gente del lugar.  Algunas veces deberás tener mucha imaginación para poder asociarla al nombre que lleva, pero eso no quita que igual tenga un carácter único. Aquí algunas de ellas…

image(211)Luego de recorrer un camino de curvas y contracurvas… llegamos a Los Nihuiles una de las Centrales Hidroeléctricas más importantes de Mendoza, del país. Un lugar digno de conocer a quien le interese este tipo de tecnología relacionada con la generación de electricidad, ¡le encantará!

Terminando esta excursión que nos llenó el alma volvimos a nuestro lugar, al lado del río Atuel, a las Cabañas del Paraíso del Valle. Que hoy en día, sigue siendo uno de nuestros lugares en el mundo.

dscf6112

Para nosotros la comida, comer rico en los lugares de vacaciones es importante. Por eso no quiero terminar este Relato Viajero sin recomendarte dos lugares simples y con estilo.  Uno muy cerquita de nuestra cabaña, a metros de allí que se llama “La Posta del Cholo” y otro es “La Cenaida” un poco más alejado, aquí tuvimos que ir en el auto, pero el lugar vale la pena. Dejo los enlaces para que averigües antes de ir si está abierto en la época que vayas. Aquí te los muestro:

 Y como siempre digo, al conocer lugares como estos, la vida siempre te da otro regalo para guardar en tus recuerdos. Allí conocimos a Eduardo y Marcela, a quienes, porque la vida es una locura, no podemos ver tan seguido como quisiéramos pero, a pesar de eso cada vez que nos encontramos seguimos charlando hasta el amanecer como si aún estuviésemos mateando al lado del río Atuel.

image(250) La última noche nos quedamos con Alfredo disfrutando del río Atuel, del reflejo de la luna sobre el agua. Ya llegábamos al final de nuestra estadía en Valle Grande, tendríamos que regresar a Buenos Aires… Sentimos tanto dolor en la despedida que hasta llegamos a pensar en cambiar el domicilio de nuestro hogar. ¿Porqué no vivir aquí en Mendoza?

Es el día de hoy que aún lo seguimos pensando. Por eso si vas por ahí quizás me podrás ver caminando sus calles, subiendo sus cerros. ¡Ojalá que algún día así sea!

El tema es simple: Mendoza… ¡nos fascinó! y por eso te la recomiendo.

 

Si te gustó este Relato Viajero, compartilo con tus amigos...
EMAIL
Facebook
Facebook
Google+
Google+
http://lilianviajera.com/2015/11/02/mendoza-tiene-miles-lugares-para-conocer/
YouTube
YouTube
Pinterest
Pinterest
Instagram
RSS

Anterior

Vivir un Crucero en familia.

Siguiente

Copenhague es un cuento perfecto de H.C.Andersen

1 Comentario

  1. Luisa

    Perfecto recorrido! Detallado y emotivo.
    Gracias por la sugerencia. Me la llevo.
    Luisa.

Deja un comentario

Desarrolado por Empire Web & Para Lilián Viajera